Caperucita Roja Accesible: autismo y lectura

Este cuento fue una de las diferentes acciones que han ayudado a Manuel en el aprendizaje de la lectura y que hemos llevado adelante entre todos los que nos ocupamos de su educación.

Caperucita Roja fue personalizado para él con unas frases que Olga adaptó y simplificó en sus ratitos de lectura en casa. Ella me dijo:

“Hice una prueba con un cuento de Caperucita que escribí en 10 frases, se lo puse hoy por la mañana y lo leyó todo. Sólo le ayudé con estas palabras: CUIDAR, BOSQUE, CAZADOR, BARRIGA. Le presenté las frases en letra grande, sin dibujo y a medida que las leía le hacía un garabato. Acompañé la historia con los caminos (azul para caperucita y rojo para el lobo) y eso le encantó. Manuel me pidió que le dibujase la mano de bien y me pidió pintarla.

IMG_7100

El lenguaje había sido adaptado a su lectoescritura, así que prescindimos de los pictogramas porque leer era el nuevo objetivo. Yo me encargué de ilustrar las frases con dibujos sencillos. Después pensé que las viñetas podrían pegarse en el cuento con velcro y así podíamos trabajar la comprensión lectora de forma más lúdica tal y como podeis ver en las imágenes: Manuel lee la frase y busca la viñeta correspondiente. El resultado fue todo un éxito de trabajo en equipo. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuento de ascensor: autismo, lectura y conducta.

El vídeo lo dice todo. Los niños con autismo pueden y deben tener acceso a la lectura y los cuentos si se respetan sus intereses y se adaptan a su manera percibir la realidad.

Nuestros objetivos:

  • evitar una conducta de riesgo, entrar sin la compañía del adulto en el ascensor.
  • fomentar el gusto por la lectura a través de un interés especial: los ascensores.

En Cuento de Ascensor hemos usado también los pictogramas de ARAASAC y el Pictotraductor de Pictoaplicaciones. 

Organizamos el apoyo a partir de la conducta inadecuada: entrar sólo en el ascensor. Registré la sucesión de acciones tal y como ocurrían en la vida real, escribí las ideas básicas y garabateé un storyboard que Esther usó para convertirlo con sus ilustraciones en Cuento de Ascensor.

collage ascensor

Imagen, Olga Lalín

Este cuento tuvo una parte de puesta en práctica en la sesión de terapia (aprendizaje sin error) para establecer el comportamiento adecuado: esperar por el adulto antes de entrar (camino azul, camino rojo).

Además, la historia nos ayudó en el proceso de lectura. A Manuel le encanta su cuento y por éso incluímos palabras que ya reconocía en ese momento de su desarrollo para que las pudiese leer.  Como no, el cuento viajó al cole donde Manuel lo pudo leer con sus compañer@ y sus profesoras. Actualmente, es uno de los cuentos favoritos de Manuel.


ascensor

Reencuentro con María José Ferrada, autora de “El día de Manuel”

En noviembre tuvimos la oportunidad de asistir a un taller de escritura creativa en La querida, casa de Vacas y Castaño en el que María José Ferrada y Rodrigo Martín Matamoros presentaron “Escondido”.

Raúl Vacas Polo lo definió así y no nos resistimos a reproducirlo literalmente:

“Cuando las palabras son tan altas como las montañas. Una hermosa historia a cuatro: Manuel, Olga Lalín (su madre), Esther Medraño (su terapeuta) y Maria Jose Ferrada, quien convirtió en libro esta hermosa historia que nos ayuda a conocer el autismo. Las tres se reencontraron en La Querida. Una suerte vivirlo y sentirlo de cerca.”

reencuentro 1

Imagen: Esther Medraño, momentos antes del taller en el desván de La Querida, casa literaria con María José, Rodrigo y Alberto NiñoCactus

libros de María José Ferrada

Portadas de algunos libros de María José, entre los que está “El día de Manuel” con el que hemos colaborado desinteresadamente para concienciar sobre autismo en Chile

querida 2

Imagen: Esther Medraño. Isabel Castaño y Raúl Vacas durante el taller

querida 4

Imagen: Esther Medraño

reencuentro 3

Imagen cedida por La Querida, casa literaria. 

querida 1

La Querida, casa literaria de Isabel Castaño y Raúl Vacas.

Volando alto: cuento de avión y avioneta

Después de nuestras entradas anteriores sobre los cuentos adaptados para niños con autismo, nos gustaría compartir como ejemplo un cuento que hicimos para Manuel siguiendo estos pasos:

1- Partimos de sus intereses especiales, los aviones siempre le gustaron porque trazan líneas en el cielo.

2- Elaboramos un texto adaptado y compresible para él utilizando una recopilación de frases que decía en aquel momento y que Olga recoge cuidadosamente en sus libretas.

3- Traducimos el texto adaptado a pictogramas utilizando el pictotraductor, eliminamos preposiciones y nexos que pueden distraerlo del significado real de las frases.

4- A la vez incluimos el texto íntegro para que todos contemos el cuento de la misma manera.

5- Ilustramos con imágenes que refuercen el significado de la frase.

Autor pictogramas: Sergio Palao Procedencia: ARASAAC (http://arasaac.org) Licencia: CC (BY-NC-SA) Propiedad: Gobierno de Aragon

Entradas relacionadas:

– Érase una vez… un niño con autismo.

– Colorín, colorado… a Manuel los cuentos le han gustado.

– Pictoadaptamos “un gran sueño”. Autismo y lectura accesible.

IMG_3490

Imagen: Esther Medraño

 

 

 

 

IMG_3491

Imagen: Esther Medraño

Pictoadaptamos “un gran sueño”. Autismo y lectura accesible.

Hacer accesible la lectura para niños con TEA puede ser una tarea gratificante si la preparamos convenientemente. Con un pequeño esfuerzo podremos adaptar los títulos disponibles en el mercado ampliando así el abanico de cuentos infantiles con los que aprender y disfrutar.

Para escoger el cuento más adecuado tendremos en consideración las ilustraciones y el texto. Ambas deben corresponderse con el nivel de desarrollo del niño. Por lo general las ilustraciones serán fáciles de entender y sin mucho “ruído” visual. El relato o historia también se adaptará si es necesario.

En este caso hemos elegido Un Gran Sueño de Felipe Ugalde, publicado por editorial Kalandraka. Las razones: un cocodrilo protagonista que llamaría la atención de Manuel, imágenes sencillas y margen suficiente en cada ilustración para añadir la pictotraducción.

Para hacer de Un gran sueño un texto accesible (o Cocodrilo quiere ser estrella en nuestra versión adaptada)  usamos Pictoaplicaciones para la “traducción”, e hicimos las siguientes modificaciones:

  • empleamos frases sencillas
  • nos ceñimos a la descripción de las imágenes para facilitar la comprensión del cuento, manteniendo la coherencia imagen-texto
  • eliminamos aquellas frases con sentido figurado difíciles de entender para un niño con TEA
  • completamos la ilustración o destacamos los detalles importantes para asegurar la comprensión

cocodrilo quiere ser estrella

Link a la página de Kalandraka

Ya os podeis poner manos a la obra, necesitareis:

  • tijeras para recortar los pictos (con letras mayúsculas para favorecer la comprensión),
  • plástico adhesivo para pegarlos sobre las ilustraciones,
  • rotuladores de colores

pictoadaptamos

Ánimo! poco a poco vuestro “pequeño con grandes sueños” seguirá avanzando en su desarrollo.

Acabamos esta entrada con el enlace a un artículo de María José Ferrada titulado “El derecho a un cuento” en el que se habla de la importacia de acercar la lectura a todas las personas:

“… hay mucho por hacer, … en cuanto al conocimiento del autismo y a la lectura accesible estamos en una fase muy inicial. Mucho por hacer por Manuel y por otros. También por nosotros, que en la medida que integramos a personas diferentes a nuestro mundo lo volvemos un mundo verdadero.”

Colorín, colorado… a Manuel los cuentos le han gustado

En relación con la entrada Érase una vez…un niño con autismo, voy a hacer un recorrido para explicar cómo Manuel se interesó por los cuentos.

Como bien explica Olga, no fue un camino fácil ni natural, sino un proceso lento, laborioso en el que tuvimos que partir de sus intereses especiales y echarle grandes dosis de imaginación.

El primer cuentoimages que adaptamos fue uno de Kipper the dog, uno de los personajes preferidos en aquel momento por Manuel. Modificamos el cuento haciendo collage, es decir sustituyendo las caras de los personajes por fotos de Manuel, papá, mamá y la abuela.

En aquel momento Manuel aún no tenía 3 años, le gustaban muy pocas cosas pero si teníamos claro que tenía predilección por su familia, de ahí surge El libro de Manuel I

El cuento de Bob Esponja va al médico, no era adecuado para que Manuel comprendiera el texto, sin embargo que Bob le entusiasmase en aquel momento hizo que mantuviera la atención durante el cuento, nombraba los personajes, describía de forma muy sencilla cada imagen y hacía onomatopeias siempre que tuviera la ocasión. Nuestra escena preferida era la que Bob Esponja estornudaba, cómo era una de las últimas páginas del cuento le ayudaba a mantener el interés y la atención hasta el final.

También utilizamos algún cuento sencillito que encontramos entre los materiales de ARASAAC como El libro del bebé o El libro del perro.

Empezamos también con los de la colección Makakiños de Kalandraka, lo leiamos nosotras señalando los pictogramas para más tarde hacer paradas en nuestra lectura para darle a Manuel la oportunidad de leer la imagen y demostró tener una gran memoria para recordar los cuentos. Ahora puede leerlos él solo.

Manuel aumentó su lenguaje y vocabulario, así que con el objetivo de seguir apoyándolo en el desarrollo del lenguaje y moldear las frases ecolálicas ofreciéndole un modelo correcto,  actualizamos la idea de adaptar un cuento con escenas cotidianas en la vida de Manuel, traducidas a través del araword, en un texto con pictogramas El libro de Manuel II. manuel libroAhora a Manuel, que tiene 6 años, le gustan los cuentos de una manera más flexible, prefiere los que manejan conceptos o tienen elementos de su interés como Diablote o Cómo cazar un oso de la Editorial Ekaré, los cuentos adaptados y personalizados con pictogramas ya que facilitan la comprensión del texto y motivan el aprendizaje.

caperucitacuento autobuses

Probando “El día de Manuel”

El protagonista y much@s niñ@s de  Vínculo Centro de Atención Temprana se beneficiaron de la lectura de “El día de Manuel” en las diferentes pruebas del proceso, antes de ser publicado. De esta manera intentamos ofrecer referencias a María José Ferrada y Patricio Mena, sobre la comprensión del texto y las ilustraciones, probando el cuento con el público tan exigente al que va dirigido.

La historia mantiene como hilo argumental la línea, el interés especial de Manuel, para contar la cotidianidad de su día desde esa visión especial. La línea cruzó varios corazones, incluido el mío al observar que l@s niñ@s aunque fuera la primera vez que veían el cuento seguían la línea con su dedo de una forma muy natural para ellos.

Y es que Manuel no es el único fascinado por ellas. Perseguir una línea es perseguir un efecto visual y tiene su base en una diferente percepción a través de los sentidos que provoca juego y placer a las personas con autismo. Los juegos visuales suelen ser grandes aliados en las terapias y esta vez, la línea ha sido la clave del éxito para la lectura del cuento.

Sobre perpepción sensorial os recomendamos la lectura del libro de Olga Bogdashina,Percepción sensorial en Autismo y Asperger, podéis encontrarlo en Autismo Ávila.

10704790_10204615539697792_578402033_n

Manuel, el día que recibimos el cuento y lo leímos en sesión

La semana pasada enviamos el cuento al colegio y sus profesoras nos han sorprendido con esta fantástica adaptación para leer el cuento en el aula, que le ha permitido estar motivado, atento y participando en la actividad como el protagonista que debe ser. Enhorabuena por el trabajo bien hecho.

“Disfrutamos mucho leyendo el libro de Manuel para tod@s los niñ@s. Patricia preparó una presentación maravillosa de cada página del cuento para que Manuel pudiera repasar las líneas mientras leíamos. A Manuel le encantó y a l@s compañer@s también. Fue estupendo y aprovechamos para hablar con el grupo de qué es el autismo.” Beatriz López. 

collage

Un cuento de cinco palabras, un cuento sobre la primavera.

Mª José Ferrada es la ganadora del premio Ciudad de Orihuela 2013. Hasta aquí todo normal, una persona que gana un premio. ¿Qué tiene que ver Mª José con el autismo y con un cuento?

Pues el día de la publicación de Nostalgia de futuro, el 23 de abril, comenzó todo. En esta entrada publicábamos el video de la ratita presumida que se había hecho con el cuento de Makakiños, de editorial Kalandraka, así que se lo envíanos para compartirlo. En su contestación me comentaron que había una escritora de su editorial investigando sobre lectura accesible y le gustaría ponerse en contacto conmigo.

Vale, intercambio de mails y entrevista en Pontevedra. Como no antes de la cita, me pongo también a “investigar” y descubro quién es Mª José Ferrada, leo “El idioma secreto”  y “Un mundo raro” … la lectura de estas dos obras me deja sin palabras pero es la última la que cala más hondo en mi corazón.

Un mundo raro es un libro sobre niños con cualidades sorprendentes que podría ser interpretado como una aproximación al mundo de los trastornos del desarrollo desde la sensibilidad y la ternura.

Voy a la entrevista algo nerviosa pero al conocer a Mª José se disipa mi inquietud. Es una persona atenta, cariñosa y muy concienciada. Ella dice que “en la medida que integramos a personas diferentes a nuestro mundo lo volvemos un mundo verdadero”.

Después de este día vino a casa, conoció a Manuel y publicó en Fundación La Fuente una preciosa entrada que tituló “El derecho a un cuento”.

Aquí empieza una historia, la de un cuento de cinco palabras, un cuento sobre la primavera para un niño con autismo.

maría josé y manuel editada

Nostalgia y esperanza, autismo y futuro.

nostalxia-de-futuro

nostalgia de lo que no va a pasar

de los cuentos que no te voy a leer

de las historias que no vamos a inventar

de las mentiras que no me dirás

nostalgia de tus ojos mirándome

de las palabras sin decir

de tus manos dibujando

de una sonrisa a tiempo

nostalgia de los besos que no te voy a pedir

de los momentos que no compartiremos

de los secretos que no tendremos

nostalgia de lo que no va a  pasar

nostalgia del que ibas a ser

Hace algo más de un año escribí este poema. Un día me di cuenta de que la pena que sentía por Manuel era por su futuro pero también por todas las cosas a las que yo tenía que renunciar. Mi proceso de aceptación del diagnóstico fue doloroso, largo y difícil. Se mezclaban constantemente los sentimientos de pérdida del niño neurotípico y los propios de una madre con el corazón roto.

“Nostalgia de futuro” habla sobre el duelo del hijo que iba a ser y se refiere al proceso psicológico por el que pasamos los padres cuando recibimos un diagnóstico TEA. Saber qué me estaba pasando me ayudó a comprender y a gestionar mejor mis emociones. También me ayudó poner en un poema todos esos sentimientos. Pensaba por entonces que las cosas iban a ser siempre así, que la nostalgia de la que hablaba era irremediable y que mis versos eran sólo el reflejo de la discapacidad de mi hijo.

Estaba equivocada. El poema es el retrato de unas circunstancias, haber comprobado que esas circunstancias se podían cambiar es una gran satisfacción. Recuerdo cómo me atormentaba la idea de no poder leerle cuentos a Manuel, o de imaginar cómo sería su voz, también echaba de menos su mirada y su complicidad.

“Trabajo, trabajo, trabajo…”, Esther siempre me daba la misma respuesta cuando preguntaba por el futuro de Manuel, “centrarnos en la terapia y adecuarla al niño”

“La ratita presumida” Kalandraka, un cuento con pictogramas y como hoy es 23 de abril, día del libro, queremos hacer especial mención a la lectura accesible.