Caperucita Roja Accesible: autismo y lectura

Este cuento fue una de las diferentes acciones que han ayudado a Manuel en el aprendizaje de la lectura y que hemos llevado adelante entre todos los que nos ocupamos de su educación.

Caperucita Roja fue personalizado para él con unas frases que Olga adaptó y simplificó en sus ratitos de lectura en casa. Ella me dijo:

“Hice una prueba con un cuento de Caperucita que escribí en 10 frases, se lo puse hoy por la mañana y lo leyó todo. Sólo le ayudé con estas palabras: CUIDAR, BOSQUE, CAZADOR, BARRIGA. Le presenté las frases en letra grande, sin dibujo y a medida que las leía le hacía un garabato. Acompañé la historia con los caminos (azul para caperucita y rojo para el lobo) y eso le encantó. Manuel me pidió que le dibujase la mano de bien y me pidió pintarla.

IMG_7100

El lenguaje había sido adaptado a su lectoescritura, así que prescindimos de los pictogramas porque leer era el nuevo objetivo. Yo me encargué de ilustrar las frases con dibujos sencillos. Después pensé que las viñetas podrían pegarse en el cuento con velcro y así podíamos trabajar la comprensión lectora de forma más lúdica tal y como podeis ver en las imágenes: Manuel lee la frase y busca la viñeta correspondiente. El resultado fue todo un éxito en equipo. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

En prensa: coordinarse para escalar montañas invisibles.

Aprovechamos este mes de la concienciación del autismo para compartir este artículo publicado en el periódico A Peneira Dixital el pasado diciembre sobre la coordinación entre terapeuta y familia para favorecer el desarrollo de un niñ@ con autismo (Vínculo Centro de Atención Temprana y Alto alto como una montaña).

Bajo el mismo título se ha presentado la ponencia en las jornadas de inclusión educativa de FOANPAS y la presentación de un póster en el Congreso Internacional de Atención Temprana CIATEF en la USC.

Nova Peneira

Reencuentro con María José Ferrada, autora de “El día de Manuel”

En noviembre tuvimos la oportunidad de asistir a un taller de escritura creativa en La querida, casa de Vacas y Castaño en el que María José Ferrada y Rodrigo Martín Matamoros presentaron “Escondido”.

Raúl Vacas Polo lo definió así y no nos resistimos a reproducirlo literalmente:

“Cuando las palabras son tan altas como las montañas. Una hermosa historia a cuatro: Manuel, Olga Lalín (su madre), Esther Medraño (su terapeuta) y Maria Jose Ferrada, quien convirtió en libro esta hermosa historia que nos ayuda a conocer el autismo. Las tres se reencontraron en La Querida. Una suerte vivirlo y sentirlo de cerca.”

reencuentro 1

Imagen: Esther Medraño, momentos antes del taller en el desván de La Querida, casa literaria con María José, Rodrigo y Alberto NiñoCactus

libros de María José Ferrada

Portadas de algunos libros de María José, entre los que está “El día de Manuel” con el que hemos colaborado desinteresadamente para concienciar sobre autismo en Chile

querida 2

Imagen: Esther Medraño. Isabel Castaño y Raúl Vacas durante el taller

querida 4

Imagen: Esther Medraño

reencuentro 3

Imagen cedida por La Querida, casa literaria. 

querida 1

La Querida, casa literaria de Isabel Castaño y Raúl Vacas.

Juego simbólico IV. Guiones a partir de cuentos

Para ampliar modelos de juego podemos utilizar guiones basados en cuentos conocidos.

En este caso utilizamos un el cuento “A qué sabe la luna”, un cuento de Kalandraka adaptado con pictogramas que le gusta mucho a Manuel.

Utlizándo el propio cuento como guión lo representamos con objetos reales. Incluimos como personajes juguetes de su interés como el autobús y los dinosaurios, así como los marcos de fotos de sus primitos

PicsArt_1396170597782

Imágenes: Esther Medraño, jugando con el cuento ¿A qué sabe la luna? (BATA), colección Makakiños de Editorial Kalandraka,  con ilustraciones de Michael Gregjiec. 

Volando alto: cuento de avión y avioneta

Después de nuestras entradas anteriores sobre los cuentos adaptados para niños con autismo, nos gustaría compartir como ejemplo un cuento que hicimos para Manuel siguiendo estos pasos:

1- Partimos de sus intereses especiales, los aviones siempre le gustaron porque trazan líneas en el cielo.

2- Elaboramos un texto adaptado y compresible para él utilizando una recopilación de frases que decía en aquel momento y que Olga recoge cuidadosamente en sus libretas.

3- Traducimos el texto adaptado a pictogramas utilizando el pictotraductor, eliminamos preposiciones y nexos que pueden distraerlo del significado real de las frases.

4- A la vez incluimos el texto íntegro para que todos contemos el cuento de la misma manera.

5- Ilustramos con imágenes que refuercen el significado de la frase.

Autor pictogramas: Sergio Palao Procedencia: ARASAAC (http://arasaac.org) Licencia: CC (BY-NC-SA) Propiedad: Gobierno de Aragon

Entradas relacionadas:

– Érase una vez… un niño con autismo.

– Colorín, colorado… a Manuel los cuentos le han gustado.

– Pictoadaptamos “un gran sueño”. Autismo y lectura accesible.

IMG_3490

Imagen: Esther Medraño

 

 

 

 

IMG_3491

Imagen: Esther Medraño

Colorín, colorado… a Manuel los cuentos le han gustado

En relación con la entrada Érase una vez…un niño con autismo, voy a hacer un recorrido para explicar cómo Manuel se interesó por los cuentos.

Como bien explica Olga, no fue un camino fácil ni natural, sino un proceso lento, laborioso en el que tuvimos que partir de sus intereses especiales y echarle grandes dosis de imaginación.

El primer cuentoimages que adaptamos fue uno de Kipper the dog, uno de los personajes preferidos en aquel momento por Manuel. Modificamos el cuento haciendo collage, es decir sustituyendo las caras de los personajes por fotos de Manuel, papá, mamá y la abuela.

En aquel momento Manuel aún no tenía 3 años, le gustaban muy pocas cosas pero si teníamos claro que tenía predilección por su familia, de ahí surge El libro de Manuel I

El cuento de Bob Esponja va al médico, no era adecuado para que Manuel comprendiera el texto, sin embargo que Bob le entusiasmase en aquel momento hizo que mantuviera la atención durante el cuento, nombraba los personajes, describía de forma muy sencilla cada imagen y hacía onomatopeias siempre que tuviera la ocasión. Nuestra escena preferida era la que Bob Esponja estornudaba, cómo era una de las últimas páginas del cuento le ayudaba a mantener el interés y la atención hasta el final.

También utilizamos algún cuento sencillito que encontramos entre los materiales de ARASAAC como El libro del bebé o El libro del perro.

Empezamos también con los de la colección Makakiños de Kalandraka, lo leiamos nosotras señalando los pictogramas para más tarde hacer paradas en nuestra lectura para darle a Manuel la oportunidad de leer la imagen y demostró tener una gran memoria para recordar los cuentos. Ahora puede leerlos él solo.

Manuel aumentó su lenguaje y vocabulario, así que con el objetivo de seguir apoyándolo en el desarrollo del lenguaje y moldear las frases ecolálicas ofreciéndole un modelo correcto,  actualizamos la idea de adaptar un cuento con escenas cotidianas en la vida de Manuel, traducidas a través del araword, en un texto con pictogramas El libro de Manuel II. manuel libroAhora a Manuel, que tiene 6 años, le gustan los cuentos de una manera más flexible, prefiere los que manejan conceptos o tienen elementos de su interés como Diablote o Cómo cazar un oso de la Editorial Ekaré, los cuentos adaptados y personalizados con pictogramas ya que facilitan la comprensión del texto y motivan el aprendizaje.

caperucitacuento autobuses