No se acaba el curso… sólo se transforma.

Faltan pocos días para que acabe el cole, en su lugar Manuel asistirá a un campamento urbano durante el mes de julio y, lógicamente, seguirá asistiendo dos veces por semana a su terapia en Vínculo. Pues bien, ayer hablaba con un grupo de gente sobre estas cosas y alguien me dijo: “ay que ver como sois, no le vais a dar vacaciones al niño!” Le respondí que las actividades de Manuel eran muy necesarias para él y que no había tiempo que perder.

Sin duda, la frase me hizo recapacitar sobre la decisión de mantener al niño con su actividad pero por más que lo intento  no encuentro desventajas.

Romper cualquier rutina es siempre delicado, para un niño con autismo que el cole se acabe de un día para otro es algo difícil de entender y aceptar, desaparece el orden de su vida y con él la comprensión de la misma. Lo amortiguaremos explicándoselo y anticipándole con una historia social el campamento. Es el segundo año que irá y la experiencia del año pasado fue muy positiva.

Vínculo simplemente no puede desaparecer. La terapia se mantendrá exactamente igual que el resto del año. El autismo no se va de vacaciones, mi hijo no deja nunca de necesitar ayuda, tiene un trastorno generalizado permanente. Y como es permanente, también lo son los apoyos que recibe.

Me gustaría además desdramatizar este asunto: Manuel irá a un campamento de verano, en horario de mañana y dos días a la semana continuará su terapia con Esther, a donde va encantado y feliz, donde aprende y se siente a gusto. Raquel González, profesora de pedagogía terapéutica, seguirá viniendo una vez por semana para trabajar con él.

Como dice Daniel Comin de autismodiario: “Recuerden mi visión sobre los grados del autismo. Solo hay dos grados de severidad, los que son felices y los que no lo son”

Coincido plenamente con sus palabras, Manuel es un niño feliz ¿por qué le voy a quitar sus apoyos?

Hablamos sobre el proceso de organización de un buen sistema de ayudas una vez conocido el diagnóstico en EnRedando apoyos, en esta entrada adaptamos el diagrama que lo ilustraba para el verano.

apoyos autismo verano

Anuncios