“Me encanta el jardín”

Manuel tiene 12 años, hace unos días escuché por primera vez una frase declarativa, funcional y acompañada de la gestualidad y la entonación exactas que expresaban su deseo de salir de casa después de que yo le hubiese dicho que no varias veces. Se paró delante de mi, me miró, y de sus labios salió esa frase tan grande como el universo.

imagen Esther Medraño

No me podía negar entonces, salió a hacer una de las cosas que más le gusta, montar en patinete cuando llueve.

“Me encanta el jardín” hizo que se parara el mundo por unos momentos, me dejé envolver por un sentimiento que se parecía bastante a la paz y a la tranquilidad. Esto no tiene nada que ver con ese otro sentimiento del que se habla tanto cuando se dice que sientes una enormísima satisfacción que no es comparable a nada más, para mi y digo para mi porque yo lo percibo así, es un tópico. No siento absolutamente ninguna diferencia entre los sentimientos de alegría que puedo tener por un hijo o por los otros pero este es otro tema.

Volviendo al jardín y al patinete acabaré con la constatación de que el trabajo de años y la intervención educativa cristalizan en un momento y llegan de forma inesperada. Así llegó un me encanta que hacía referencia a la hierba, al viento, al cielo abierto y a una manera de estar única en el mundo.

dibujo de Manuel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s