Reinterpretar a tu hijo, ahora con autismo

Es curioso observar las señales previas a un diagnóstico de autismo en un niño, habladas, escritas o dibujadas por las familias.

Vimos vídeos y fotos de Manuel, cuando era bebé. Las señales del autismo estaban ahí, aunque imposibles de descifrar en aquel momento.

Cuando Olga me enseñó el cuaderno que utilizó cuando nació Manuel, me recordó a este fragmento de Miguel Gallardo, previo al diagnóstico de autismo de su hija Maria. Miguel empezó el primer cuaderno de su bebé, con la ilusión de que sería el primero de muchos, pero quedó en blanco tras las primeras sospechas.

En su cuaderno, Olga escribe que Manuel se entretiene viendo caer los trocitos de hierba recién cortada, que juega en el columpio y en el tobogán, pero especifica que sólo permanece sentado, como si jugar fuese un verbo que le quedara grande. Utiliza expresiones como parece que, empieza a… o lo notamos mucho más… para poder encontrar los indicios del desarrollo esperado en su bebé.

“Y pasó el invierno”, es la última hoja escrita del cuaderno, cuando la intuición evidenciaba que el desarrollo de Manuel no seguía el camino correcto. Y después el vacío, el vacío del sueño truncado de una maternidad típica.

Para comprender la nueva realidad es necesario reinterpretar a tu hijo, ahora con autismo.

cuaderno olga

Anuncios

3 pensamientos en “Reinterpretar a tu hijo, ahora con autismo

  1. En nuestro caso fue diferente por que Alejandro ya tenía terapia por que había sido demasiado prematuro. Eso le ayudo mucho a “recuperar” ciertas cosas. Empezó a balbucear a su manera y luego dejó de hacerlo, lo mismo que el reirse, nos hacía gracia que alineara las pinzas de colores por toda la casa, los llantos explosivos, la angustia y frustración de su cara… ahora lo vemos de lejos como la mamá de Manuel y te das cuenta de que ese instinto que te dice que algo no va bien no suele fallar.

    Mi hijo a diferencia de otros va bastante bien por decirlo de alguna manera. ¿A que conclusión nos lleva esto? Pues a una muy sencilla, y es que cuanto más temprano se detecte y cuanto mayores sean los apoyos mejor.

  2. Pingback: Pasito a pasito | alto alto como una montaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s